GRAN ESCAPE

0
116

Fuga de Toledo se corporiza luego de que tercera jueza de California suspendiera extradición

Thomas S. Hixson y Laurel Beeler rechazaron anteriormente pedido de engrilletado ex jefe de Estado.

El jueves 28 de abril, el alma le volvió al cuerpo al engrilletado ex presidente Alejandro Celestino Toledo Manrique (75), cuando fue notificado de que una jueza de California había accedido a su pedido para que se suspendiera ‘temporalmente’ su extradición al Perú.

Unos días antes, otra jueza de California, Laurel Beeler, había rechazado un habeas corpus del ex mandatario ‘chakano’ que buscaba evitar su repatriación bajo el cargo de haber recibido US$ 35 millones en sobornos de Odebrecht.

En aquella audiencia, la defensa de Toledo solicitó a la magistrada que se mantuviera todo en suspenso, pues su abogado norteamericano, Graham Archer, le había recomendado apelar ante otra jueza norteamericana.

El engrilletado ex mandatario peruano, detenido en predios estadounidenses desde el 2019, se encuentra en salmuera jurídica desde hace unos meses, después de que el juez Thomas S. Hixson diera luz verde a su repatriación.

Celestino Toledo- quien gobernó el Perú entre el 2001 y el 2006- está acusado de haber aceptado US$ 35 millones en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht por la construcción de una autopista entre Brasil y Perú.

El miércoles había anticipado a la jueza Laurel Beeler que apelaría el rechazo al habeas corpus que presentó para evitar su extradición y solicitó que mantuviera todo en suspenso mientras se resolvía ese trámite.

Pero la decisión solo da más tiempo a Toledo, quien desde hace años trata de evitar su repatriación al Perú para que sea procesado por delitos que corrupción que han terminado envolviendo a su esposa Eliane Karp y a su suegra Eva Fernenbug. 

El Departamento de Estado de los EE.UU. es el encargado de ejecutar las extradiciones y puede hacerlo aun cuando haya apelaciones pendientes, siempre que exista una orden de un juez que haya acreditado el trámite.

A fines de septiembre, otro juez de California, Thomas Hixon, certificó la repatriación de Toledo, pero para obstaculizar el trámite el ex presidente presentó un recurso de hábeas corpus alegando que permanecía detenido de manera ilegal.

El engrilletado ex presidente ha admitió que Odebrecht pagó al menos US$ 35 millones en sobornos y que él recibió parte de ellos, pero asegura que es inocente y que el fallecido empresario israelí Josef Maiman fue el responsable de esos negocios, sin que él lo supiera.

Según Toledo, Maiman habría recibido el dinero actuando falsamente en su nombre, una versión que fue desmontada por él antes de que falleciera en Israel.

En su pedido de habeas corpus de finales de octubre, Toledo alegó que el tratado de extradición entre Estados Unidos y Perú no puede ser aplicado a su caso porque no ha sido acusado formalmente ni se ha entregado la documentación con los cargos específicos, como lo requiere el tratado.

La jueza Beeler rechazó ese pedido y aseguró que el tratado es aplicable en su caso, ya que el Perú ha entregado los documentos necesarios.

La suspensión ‘temporal’ de la extradición de Celestino Toledo ha hecho que los peruanos residentes en California ronden el N.º 222 del complejo residencial ‘Country Sharon’ (2225 de Sharon Road, Menlo Park), donde reside, ante la eventualidad de que intente una evasión.

Incluso temen que, ante este último mandato judicial, el ex mandatario solicite que se le retire de la pierna derecha el rastreador GPS que tiene adherido desde que salió de prisión. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here