La Libertad: descubren especie de planta que se creía extinta en Huamachuco

0
93

La “Passiflora huamachucoensis” o porpuro fue descubierta tras más de 80 años de haber sido vista por primera vez

Se trata de una enredadera de al menos 3.5 metros de largo, perteneciente a la supersección tacsonia, del género pasiflora, que presenta flores vistosas con pétalos y sépalos de color fucsia y tubo floral oscuro. Foto: ANDINA/Cortesía Vanessa Graos
Se trata de una enredadera de al menos 3.5 metros de largo, perteneciente a la supersección tacsonia, del género pasiflora, que presenta flores vistosas con pétalos y sépalos de color fucsia y tubo floral oscuro.

Una especie de planta que se creía extinta, la “Passiflora huamachucoensis” o porpuro, fue descubierta en la ladera oriental del cerro Huaylillas, en Huamachuco, provincia liberteña de Sánchez Carrión, gracias a la investigación del biólogo graduado en la Universidad Nacional de Trujillo Miguel Antonio Caicedo Baltodano.


Se trata de una enredadera de al menos 3.5 metros de largo, perteneciente a la supersección tacsonia, del género pasiflora, que presenta flores vistosas con pétalos y sépalos de color fucsia y tubo floral oscuro. 
Sus hojas trilobadas se separan desde la base del peciolo y sus frutos, de entre 6 y 8 centímetros, son cilíndricos, alargados y ovoides, que empiezan siendo negros y cuando maduran se tornan rojizo pálido en su exterior, mientras que por dentro sus semillas se encuentran incrustadas en una pulpa gelatinosa de sabor ligeramente amargo.
“Hemos encontrado tres poblaciones dentro de una misma ladera; se habla de poblaciones porque hay más de una planta, pero esas agrupaciones están en una misma ladera del cerro Huaylillas”, señaló Caicedo Baltodano.
De acuerdo con el experto, esta especie fue descubierta, por primera vez, en 1936 por un científico extranjero que la colectó en el mismo lugar, cercano a la laguna de Cushuro, y la llevó al herbario de Harvard (Estados Unidos), donde la clasificaron como una especie ya conocida. Sin embargo, en 1986 la botánica colombiana Linda Escobar la examinó y observó que tenía características distintas y le dio el nombre científico actual.

“Desde su primer avistamiento en 1936 hasta su publicación en 1986 la planta nunca más fue vista”, enfatizó el biólogo. Además, la científica solo utilizó material arborizado, seco. Faltaban detalles como el proceso de maduración del fruto. 
Sus características y morfología tampoco estaban completas. “Con el profesor Jhon Ocampo, de la Universidad Nacional de Colombia, vamos a redescribir la especie y a dar por sentado que todavía existe, que tiene mucho más por dar con estudios posteriores”, manifestó.
Agregó que los nuevos estudios podrían hecerse en base a la ecología, el proceso polinizador que es hecho con ayuda de colibríes. “Necesitamos saber cuál es el colibrí que hace que esta especie todavía se mantenga, que sus poblaciones estén todavía aquí y ver de qué manera se puede conservar esta área para que sea imperturbable”.

“Después de haberla encontrado debemos hacer esfuerzos de conservación, esperar a tener frutos maduros para la propagación por semilla, que será en febrero o marzo. El objetivo es que conozcamos las características germinativas de la especie para saber cómo propagarla y que la municipalidad provincial Sánchez Carrión tenga el material en sus viveros para que lo renueven y mantengan en un ambiente controlado”, subrayó. 
Esto porque el porpuro se encuentra solo en este lugar, por lo tanto es necesario que se le preste atención. “La preocupación era que no existía, pero como ya la hemos encontrado, el estado crítico podría cambiar mientras se hagan los esfuerzos de conservación, sino la planta podría extinguirse a pesar de haberla encontrado”, advirtió.

“Luego queremos que la municipalidad embellezca la ciudad con esta especie, la plaza de armas es muy bonita y tiene la flora característica de Huamachuco; podríamos incorporar esta especie para que la planta no solo sea vista en su lugar de origen, sino que también pueda mostrarse a los turistas, al turismo científico”, expresó.
El descubrimiento fue posible gracias al apoyo de la municipalidad de Sánchez Carrión, que financió y apoyó la segunda exploración de este estudio que involucra aparte de Caicedo Baltodano, al agrónomo colombiano especialista en recursos fitogenéticos tropicales John Ocampo; y al botánico trujillano especialista en biotecnología Eloy Campos, de la Universidad Nacional de Trujillo.
Según Henry Yupanqui, del área de Desarrollo Empresarial de la municipalidad de Sánchez Carrión, en Huamachuco la comunidad conoce a la especie como porpuro de cerro y encontrarlo en esta zona después de 80 años para Huamachuco es importante, algo que se debe quizá a su inaccesibilidad. 
El poblador Javier Villanueva comentó que incluso para ellos es difícil de encontrarla: “Dicen que es encantada de los incas, porque a veces cuando vamos buscando el porpurito no se aparece, pero si somos sinceros a veces se aparecen frutitos demasiado maduritos y debemos comerlos sin una palabra, porque si no amarga”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here