NIDO VACÍO

0
60

Instalaciones fueron construidas en la Diroes en el 2018 para Alejandro Toledo

Celda que ocupó Ollanta Humala al lado de Fujimori sigue esperando a ‘chakano’.

Desde que en febrero de 2017 un juez peruano ordenó la detención del ex presidente Alejandro Celestino Toledo Manrique (75), bajo el cargo de haber recibido US$ 35 millones en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, mucha agua ha corrido bajo el puente, pero no ha logrado arrastrarlo a nuestros predios.

El 14 de marzo del 2018 la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema aprobó el cuadernillo de extradición del ex jefe de Estado ‘chakano’ y en mayo de ese mismo año el Gobierno solicitó su repatriación a los Estados Unidos, donde vivía en medio de juergas salpicadas con Johny Walker.

Finalmente, el martes 16 de julio del 2019, agentes del FBI (Federal Bureau of Investigation) arrestaron a Toledo Manrique en su lujosa residencia de dos plantas de Menlo Park, con un maletín de mano cargado con US$ 50 mil y 7 mil euros adicionales, lo que hizo evidente un intento de evasión.

Por aquellos días, cuando ya se cantaba el retorno inevitable del ex mandatario de origen ancashino, el centro penitenciario de la Diroes en Ate dispuso trabajos de albañilería en un área adyacente a la que ocupaba, con huerto incluido, el ex presidente Alberto Henya Fujimori Inomoto (83).

Las celdas terminaron siendo casi gemelas, con un dormitorio, un baño, un escritorio y un pequeño patio para estirar las piernas, pero el inquilino del segundo espacio, el compañero de Fujimori Inamoto, no tenía cuando llegar, por el trámite de extradición que se ha alargado hasta hoy.

El 14 de julio del 2017, ante los retrasos en la repatriación de Celestino Toledo, fue internado en aquel espacio el ex presidente Ollanta Moisés Humala Tasso (59), en cumplimiento de una orden de prisión preventiva bajo el cargo de haber recibido US$ 3 millones de Odebrecht para la campaña electoral del 2011.

El 1 de mayo del 2018, luego de diez meses de encierro, Humala Tasso fue liberado y dejó vacía la celda que ahora parece destinada nuevamente a Alejandro Toledo, quien ha logrado sortear hasta el momento un fallo del juez Thomas S. Hixson para que sea embarcado con viento de cola hacia el Perú.

La extradición de Celestino Toledo se encuentra estancado momentáneamente gracias a que el último jueves 28 de abril una jueza de California accedido a su pedido para que se suspendiera ‘temporalmente’ su extradición al Perú.

Unos días antes, otra jueza de California, Laurel Beeler, había rechazado un habeas corpus del ex mandatario ‘chakano’ que buscaba evitar su repatriación bajo el cargo de haber recibido US$ 35 millones en sobornos de Odebrecht. El funcionario que debe ordenar la repatriación de Alejandro Toledo es el secretario de Estado de los EE.UU., Antony Blinken, quien está envuelto ahora en la invasión de Rusia a Ucrania.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here