REGULACIÓN SÍ, PROHIBICIÓN NO

0
79

Cifra de muertos se acerca a 50 mil, pero Sagasti no quiere que privados metan narices en vacunación 

Fantasma de vacancia presidencial arrastra cadenas en pasillos del Congreso de la República.

En un campo de batalla se convirtió la semana pasada el Damero de Pizarro, debido a los dardos ponzoñosos que se lanzaban, de ida y vuelta, desde Palacio de Gobierno al Congreso de la República, por el tema espinoso de las vacunas. Sputnik-V.

El jueves 4 de marzo asomó en la trinchera congresal José Vega de Unión Por el Perú (UPP) para amenazar con presentar- junto a otras cuatro bancadas que no mencionó- una moción de vacancia contra el presidente Francisco Sagasti por la lentitud en el proceso de vacunación.

Ese mismo día, el inmunizado presidente Rafael Sagasti ensayó su fuego de fusilería contra sus críticos a través de TV Perú: ‘Son estafadores, personas inescrupulosas que están traficando con vacunas falsificadas. Eso se acaba de dar a conocer por la Interpol a nivel mundial’, manifestó.

Este dardo ponzoñoso parecía tener un objetivo: el dueño de la empresa CIVA, Luis Ciccia, quien el martes 2 de marzo había anunciado que la Asociación de Transporte Interprovincial de Ómnibus iba a comprar 100 mil dosis de la vacuna rusa Sputnik-V para inmunizar a sus trabajadores.

‘Alguien tiene que animarse a traer, aunque sea mil vacunas, alguien tiene que tenerlas y que les digan que prefieren que se queden ahí (en Aduanas) antes de salvar vidas’, manifestó el empresario ante la posibilidad tangible de que las dosis se echen a perder sin la cadena de frio.

El jueves, mientras se escribía esta nota, la Sala Situacional Covid-19 daba cuenta de que, al día anterior, los muertos por la pandemia en nuestro país ya alcanzaban la espeluznante cifra de 47,089, un ítem que no parece espantar a nuestro vacunado jefe de Estado. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here