MALAS COMPAÑÍAS

0
79

Dime con quién andas y te diré quién eres, reza un sabio y clásico refrán de escuela, que repetían las abuelas y utilizaban en la formación de los púberes de la casa. Y es algo que el presidente Pedro Castillo debe tomar muy en cuenta, sobre todo en estos momentos de su mandato.
Debe considerar que todos los problemas, escollos y zancadillas que la oposición derechista ha puesto de manifiesto desde que puso un pie en Palacio de Gobierno, han encontrado asidero a causa de los personajes de su entorno político.
La piedra más grande en el zapato del mandatario está en la imagen del presidente del partido Perú Libre, Vladimir Cerrón, quien, con una sentencia de prisión suspendida, varios procesos en curso y un amplio abanico de investigaciones por corrupción, matizados con simultáneos allanamientos televisados a su domicilio y otros siete locales relacionados a su organización política, se esfuerza por mostrar en todas sus redes sociales su cercanía con el poder de turno. No deslindar o simplemente guardar silencio ante este tipo de relaciones, lo único que hacen es sumarle estas presunciones delictuosas como pesado pasivo al presidente Castillo y a su régimen.
Al parecer Cerrón no va a cesar en evidenciar la influencia y el poder que tiene sobre los actores políticos en el gobierno, entonces corresponde al propio presidente Pedro Castillo aclarar esta situación, si quiere recuperar la independencia con la que se postuló y con la que pudo darle el puntillazo final a su opositora Keiko Fujimori, candidata de Fuerza Popular, en las últimas elecciones.
Por otro lado está la presencia cada vez más evidente, marcada y peligrosa de los representantes del Movadef, que incluso han realizado misteriosas “visitas de trabajo” a Palacio de Gobierno, en las que nadie admite haberse entrevistado con ellos.
Entre los visitantes palaciegos del Movadef, según han revelado diversos medios de comunicación, en base a los registros de ingreso palaciego, se encontraba César Tito Rojas, exdirigente de la facción radical del magisterio Conare-Sutep, esto ha ocasionado que el congresista de Renovación Popular, Alejandro Muñante, presente una moción en la que plantea que el titular del Gabinete Nacional, Guido Bellido, explique ante el pleno la visita de Tito Rojas.
Otra presencia que solo ha creado mayor resistencia hacia el gobierno es la del ministro de Trabajo, Iber Maraví, no solo por sus vinculaciones con personajes vinculados a Sendero Luminoso, sino por evidenciar desconocimiento legal que el cargo exige, al anunciar el retiro de la demanda, por parte del estado ante el Tribunal Constitucional, en el tema de los contratos CAS, cuando este acto es legalmente improcedente.
Analizando fríamente la coyuntura política, es fácil darse cuenta que el 90% de los argumentos escandalosos que utiliza la oposición para detener el avance del gobierno, está relacionado a estos personajes que merodean la figura del poder presidencial. Apartarlos o deslindar rápidamente de ellos sería una acción políticamente efectiva para afianzar las bases de gobierno que Castillo quiere cimentar.
Un giro de timón al respecto, sería una reacción rápida e inteligente para asumir con mayor pulcritud la imagen del gobierno y a la vez un movimiento efectivo en el tablero político, que le daría espacio y oxígeno para poder desenvolver más cómodamente las políticas del gobierno del presidente Castillo. Estaremos al pendiente, hasta la próxima semana mis amigos de Primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here