MENSAJE SIN CONFIANZA

0
383

Este martes 28 de julio, el presidente  Martín Alberto Vizcarra Cornejo, dará su mensaje a la Nación, acompañado de un recientemente nombrado jefe del Consejo de Ministros, el cual no ha recibido el voto de confianza por parte del Congreso Complementario de la República. Es un hecho coyuntural e importante que le resta seguridad a la imagen del primer mandatario, sobre todo en el marco de ofrecer un discurso oficial, en medio de una emergencia sanitaria y una crisis económica galopante.

La presentación del gabinete de Pedro Álvaro Cateriano Bellido, para sustentar la política del gobierno y a través de ella solicitar al Pleno del Congreso el voto de confianza, se realizará recién la primera semana de agosto, a pesar de los esfuerzos desplegados por este en las diferentes tiendas y recovecos políticos. 

Lo que sucede es que Cateriano proyecta una imagen poseedora de una ideológica pragmática, que es percibida por sus oyentes como impositiva, quienes en lugar de hacerle frente y sacarlo al fresco, han decidido postergar su “análisis” hasta el 3 de agosto. 

En mi opinión, Cateriano lleva como lastre las antipatías y desconfianzas cultivadas durante el periodo que fue premier para el gobierno del ex presidente Ollanta Humala, y se encargó de disparar su verbigracia a diestra y siniestra, las heridas de esos tiros les están pasando factura.

La cuenta oficial del Congreso informó que a través de un acuerdo entre el presidente del Legislativo, Manuel Merino de Lama, y de Pedro Cateriano llegaron a la conclusión de que la presentación del nuevo gabinete ministerial se efectúe después de Fiestas Patrias. Al parecer Merino de Lama, estaría recuperando la ponderación y la batuta de un parlamento inexperto e improvisado, que hasta el momento no da pie con bola.

Inicialmente el premier solicitó al titular del Legislativo presentarse a pedir el voto de investidura antes del 28 de julio, porque se buscaba que el Ejecutivo llegue a esa fecha con un “gabinete consolidado” y con la aprobación del Pleno del Congreso. Sin embargo, dicho pedido no prosperó.

Entre los temas que las diferentes agrupaciones políticas le han pedido tratar a Cateriano se encuentran obviamente la crisis sanitaria y económica, como los puntos más importantes de la agenda en la conversación.

Algunos parlamentarios han indicado entusiastamente que le van a plantear estrategias comunitarias de prevención en salud pública, apoyo a ollas comunes, la reforma integral de salud, el control de acaparamiento de medicinas, el sinceramiento de índices de mortalidad y el planteamiento del bono universal para enfrentar la crisis, como si estuviesen descubriendo la pólvora. Lo que no quieren entender o no saben estos noveles parlamentarios, es que estos últimos 12 meses de gobierno corren prácticamente en automático, el gobierno tiene centrados sus esfuerzos en controlar la pandemia y amenguar los efectos de la crisis económica y de ahí no va a salir. 

Y no han tomado en cuenta que la campaña electoral para  las elecciones generales detona después de Fiestas Patrias, y esta va a distraer la atención del gobierno y su manejo político, lo cual dejará pasar desapercibido cualquier incumplimiento a los acuerdos asumidos por Cateriano para lograr el voto de confianza que necesita. Hay que entender que Pedro Cateriano ha sido convocado, como su nombre lo indica, para ser la piedra de toque que apuntale este régimen para recibir el Bicentenario de la Independencia que coincide con el fin de su mandato, al menos esa es la teoría.

De la manera en que se le otorgue el voto de confianza, se definirá como será la relación con el Poder Legislativo. Pero no hay que ser adivino para predecir que este Congreso Complementario va a intensificar sus afanes populistas tratando de emitir leyes díscolas e irresponsables para las tribunas, con la enfermiza idea de conquistar votos para sus afanes electorales, sin pensar en el grave perjuicio que le ocasionarían a la Nación. 

Por todo ello, la Opinión Pública debe estar en alerta máxima para salvaguardar sus intereses y de los que nos suceden en el paso por esta vida. Los políticos no son dueños de nada, el poder se lo da el pueblo con su voto, y es el pueblo quien lo puede retirar de su cargo cuando falten a su palabra. Despierta Perú, hasta la próxima semana mis amigos de Primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here