TC VUELVE A SALVARLO

0
32

Gobierno acudirá de nuevo a tribunal que declaró infundada demanda competencial por cierre del anterior Congreso

En enero del 2019, el Tribunal Constitucional declaró infundada la demanda competencial sobre el cierre del Parlamento presentada por el entonces titular de la Comisión Permanente, Pedro Olaechea. ¿Se repetirá la historia entre estos viejos conocidos?

Tres horas después de que el Congreso de la República superará la valla de los 52 votos  que se requerían para interpelar al presidente Martín Vizcarra por los contratos del cantante Richard Cisneros en el Ministerio de Cultura, el circo se les vino abajo, una vez que la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Ana Neyra, anunció en televisión que el Gobierno presentará una demanda competencial ante el Tribunal Constitucional (TC) para resolver el tema.

La ministra dijo que con este objetivo se había citado para el sábado 12 a un Consejo de Ministros en el que se tenía programado recibir la autorización respectiva y hacer efectiva la medida.

Neyra reveló, además, que se ha recomendando presentar una demanda cautelar para frenar en seco cualquier tipo de acción que quiera llevar adelante el Parlamento.

La titular de Justicia dijo en TVPerú que se plantearía al TC que establezca si el Congreso de la República puede interpretar de esa manera el tema de la vacancia por incapacidad moral.

“Consideramos que esto es inconstitucional y se usarán todas las herramientas constitucionales para defender el Estado de derecho y la democracia del país”, manifestó Neyra, al tiempo de precisar que una vacancia de este tipo tiene que ser gatillada por algo de mucha indignidad que afecte al cargo presidencial. 

“Ante la eventualidad de una vacancia quien asumiría el cargo de presidente de la República es el titular del Congreso, pero eso sería inconstitucional y Manuel Merino de Lama incurriría en un delito de usurpación de funciones”, advirtió la titular de Justicia.

Pero en realidad, la noticia de que el gobierno presentará una demanda competencial ante el TC no era del todo nueva, pues en la víspera el jefe del Gabinete Ministerial, Walter Martos, ya lo había dejado entrever, como un salvavidas para Vizcarra.

El jefe del Gabinete había señalado que el Poder Ejecutivo vería “la mejor manera” de defender la institucionalidad política del país, siguiendo lo que establece la Constitución Política.

“Nosotros no descartamos ninguna herramienta legal que nos permita mantener la estabilidad política del país y tenemos que hacer lo que corresponde dentro del marco legal y la Constitución”, expresó.

Pero poco antes de que la ministra Ana Neyra se pronunciara, cerca de las 6:00 de la tarde del viernes último, ya se sabía que el Pleno del Congreso había logrado  superar la valla de 52 votos requeridos como mínimo para que Martín Vizcarra respondiera por los contratos del cantante Richard Cisneros en el Ministerio de Cultura.

A esa misma hora, el presidente Martín Vizcarra se encontraba en las instalaciones de la Universidad Cayetano Heredia, supervisando el tema de las pruebas médicas que se realizan a la vacuna china contra el coronavirus, cuando el anuncio le llegó a modo de pregunta de parte de los periodistas.

“Voy a asumir con la responsabilidad que me corresponda”, manifestó a un grupo de reporteros.

Una vez que se confirmó la votación contundente, del Congreso muchos legisladores aplaudieron e hicieron sonar sus curules, como si se tratara de una venganza para los 120 legisladores que tuvieron que morder el polvo un año antes bajo la guadaña de Martín Vizcarra. 

Pero un día antes, en la tarde del jueves, luego de haber consultado con sus asesores políticos y legales, un envalentonado Martín Vizcarra había gritado desde la Casa de Pizarro a los cuatro vientos que no iba a abdicar.

“No voy a renunciar, no me corro. No me van a doblegar. Ese compromiso es con cada uno de ustedes y con el Perú. Nos mantendremos firmes en nuestras convicciones”, manifestó con una ensayada energía el todavía jefe de Estado.La votación del Congreso, sin embargo, debe haber hecho poner al gobernante de nuevo los pies en la tierra.

En la víspera, el mandatario había dicho que respondería por escrito a las interrogantes de la Comisión de Fiscalización sobre este caso, hasta que se difundieron en el Hemiciclo tres audios de él con la secretaria del despacho presidencial, Miriam Morales y su asistente, Karen Roca, todos envueltos en el escándalo Swing.

Resultaba sintomático que a esa hora el tal Swing- pretendiendo aparentemente recuperar el espacio amical perdido con Vizcarra-  se hubiese presentado ante el Congreso de la República con una carta que entre otras cosas cuestionaba sus métodos.

La contratación de Richard Cisneros en el Ministerio de Cultura ha ocasionado un perjuicio económico al Estado de 155,400 soles,  según la Contraloría General de la República, pero nunca- ni en sus más afiebrados sueños- este personaje imaginó que podría traer abajo a todo un régimen.

La moción que admite a debate la vacancia contra Martín Vizcarra Cornejo por la causal de incapacidad moral fue aprobada por 65 votos a favor, 36 en contra y 24 abstenciones.

El presidente del Congreso, Manuel Merino de Lama, suspendió la sesión del Pleno y convocó a Junta de Portavoces para fijar el día y la hora en que se verá si la cabeza de Vizcarra Cornejo continúa pegada a sus hombros o termina rodando por las baldosas del Hemiciclo.

Unas horas antes de lo que se suponía una debacle política para el gobierno, se había visionado en el Pleno del Parlamento unos videos del interrogatorio al que fue sometida en días anteriores Karem Roca Luque, en el que la asistenta presidencial pedía garantías para su vida, y la de sus hijos.

Pero esto era en realidad el colapso de una cañería atorada desde hace bastante tiempo que empezó a hacer agua justo debajo del asiento presidencial con el caso espinoso del aeropuerto de Chinchero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here