DEFINIENDO EL RUMBO

0
330

Lamentablemente las crisis políticas de los gobiernos crean inestabilidad en los mercados financieros y terminan por generar crisis económicas que afectan directamente a la ciudadanía en general. Este análisis parece haber sido comprendido claramente por el presidente Pedro Castillo Terrones, pues lo ha experimentado recientemente con la aceptación de la renuncia de su primer presidente del Consejo de Ministros, el polémico y provocador Guido Bellido, donde pudo ver como la cotización del dólar descendió rápidamente, al día siguiente que el menudo premier fue desembarcado del gobierno.

Luego de esta experiencia, el presidente Castillo ha decidido seguir su camino, apartándose de las exigencias de la cúpula de Perú Libre, partido que lo incluyó en su plancha presidencial para alcanzar el poder. Y es que el mandatario se ha dado cuenta que su gobierno no se puede generar más crisis políticas, pues las consecuencias dañinas de estas son sentidas directamente en el ciudadano de a pie y en los que menos tienen, a los que se supone iba a defender.

Ha decidido emprender su propio camino, en base a sus ideas y a la búsqueda de soluciones a los grandes problemas que afectan al país en este momento, en base a su propio criterio.

No hacerlo y seguir en el juego político radical lo iba a llevar a una situación de crisis insostenible, en el que él iba a ser el único responsable. Ni Vladimir Cerrón, ni Guido Bellido, ni el congresista Guillermo Bermejo, han sido elegidos para gobernar como presidentes, y el hecho de seguir sus exigencias u órdenes, no lo iba a librar de sus responsabilidades con sus electores, con la ciudanía en general y lo más importante con la historia.

Todo esto, hace pensar que el presidente Castillo, ha decidido marcar distancia de los agitadores políticos que le hablaban a la oreja o lo condicionaban a mantener acciones en base a ideologías desfasadas o extremistas.

El hecho de marcar la cancha y definir una línea alejada de las controversias y el ruido político, le ha redituado rápidamente resultados positivos al presidente Castillo. El dólar se ha nivelado a su cotización de pandemia y la tendencia es a la baja, este solo hecho le garantiza que los precios de los principales productos comestibles y de primera necesidad ya no subirán y en poco tiempo deberían bajar en paridad a la moneda norteamericana.

Al parecer la sensatez política está primando por iniciativa presidencial que ha encontrado eco en su primera vice presidenta Dina Boluarte, que ha respaldado su cambio de rumbo político. La bataola y el jaleo lo están armando un sector histriónico de la bancada de Perú Libre que amenazan con no darle el voto de confianza a la flamante premier Mirtha Esther Vásquez Chuquilin y su gabinete en pleno.

Vásquez Chuquilin hábilmente emprenderá a partir del lunes una serie de reuniones con todas las bancadas políticas representadas en el Congreso de la República, con miras a explicar las políticas de gobierno a aplicar para asegurar los votos necesarios y salir airosa en su presentación en el hemiciclo.

Perú Libre ha anunciado que no le dará el voto de confianza a su nuevo gabinete, al considerar que este supone un giro al “centro derechismo”, la consolidación de esta decisión marcará oficialmente la ruptura política entre Castillo y la dirigencia del partido. Esta separación dinamizará el accionar de los cambios que quiere realizar y lo más importante sin provocar crisis políticas que afecten la economía nacional. Esta decisión enrumbará al gobierno del presidente Castillo por su propio camino. Estaremos atentos, hasta la próxima semana, mis amigos de Primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here