TREGUA Y MADUREZ POLÍTICA

0
351

El último miércoles el gobierno y el Congreso de la República, alcanzaron una inesperada tregua, seguida de una invocación al diálogo que ha servido para poner fin a la última crisis política que afrontaba el país.
Este loable acto racional y democrático registrado en medio de denuncias de complots y acusaciones por parte del legislativo y el ejecutivo, salpicadas de intentos de destituir a sus máximos representantes estaban llevando la coyuntura política a un oscuro callejón sin salida, que no estaba beneficiando a nadie y por el contrario atrasando el desarrollo del país.
Al parecer la cordura y la madurez política de los principales actores en ambos poderes del Estado ha prevalecido en el diálogo entablado entre el gobierno y el Congreso de la República. Es momento para que todas las instituciones democráticas y sociedad civil apuntalen esta reconciliación para fortalecerla y comenzar a marchar todos por la senda de la tolerancia y el entendimiento.
La invocación a “poner paños fríos” a la incertidumbre y tensión entre los poderes del Estado fue lanzada primero por la presidenta del Congreso, la conservadora María del Carmen Alva, y acogida con beneplácito horas después por el primer ministro, Aníbal Torres. Al parecer los aires de del Día de San Valentín invadieron el Centro Histórico contagiando los ambientes de ambos poderes del Estado para inducir a sus líderes a buscar la convivencia armónica.
Sorpresivamente Alva se presentó en conferencia de prensa acompañada por los portavoces de todas las bancadas parlamentarias, incluida la del partido oficialista Perú Libre, para descartar las versiones de que este miércoles se iba a concretar un “complot” para buscar destituir al presidente Pedro Castillo.
Esa posibilidad había sido advertida públicamente el lunes por Torres, luego de que un semanario local revelara que Alva y representantes de bancadas opositoras se habían reunido para presuntamente planificar la salida del mandatario.
Consultada sobre ese tema, Alva aseguró este miércoles que “hablar de un complot no viene al caso” y que se trató de “una reunión coyuntural para hablar sobre temas de historia”, situación que aún no está clara, pero que sirvió como detonante para lograr este primer entendimiento para afianzar un diálogo sostenido.
La presidenta del Congreso dijo en ese momento: “No hemos convocado a ningún pleno esta semana, la próxima semana tampoco va a haber pleno. Ya empezaremos la legislatura el 1 de marzo. (Así que) no se cumple la teoría”, enfatizó.

La presidenta del Congreso también informó que se decidió citar a Torres para que el próximo 8 de marzo presente su plan de Gobierno y pida el voto de confianza ante el pleno, tras lo cual aseguró que las fuerzas en el Parlamento creen “en el diálogo y la concertación, en la construcción de un país en conjunto”.
Consideró, en ese sentido, que ahora el primer ministro tiene “más de 20 días para escuchar, para concertar, para convocar, para conciliar, para conversar”.
Horas después, Torres anunció que aceptaba la citación del Congreso e invocó a todas las agrupaciones políticas a poner fin al enfrentamiento entre los poderes del Estado.
“A todos los congresistas mis disculpas por las expresiones que haya manifestado en el fragor de esta contienda”, sostuvo el jefe de Gabinete antes de señalar que su intención es “encontrar consensos”. Sin duda la experiencia obtenida a través de los años y el camino recorrido, le dan a Aníbal Torres la suficiente madurez para enfrentar este y futuros álgidos momentos políticos. La experiencia es una ciencia multiple.
En su momento Aníbal Torres reconoció la facultad constitucional que tiene el Congreso de otorgar o no el voto de confianza que solicitará y dijo que acatará “lo que decida”.
En el mismo tono conciliador, consideró que las bancadas parlamentarias tendrán interés en acudir al diálogo que ha iniciado antes de presentarse ante el pleno, pero dijo que respetará cualquier decisión de no asistir a su convocatoria.
“No vamos a presionarlos, ni vamos a criticar sobre eso”, acotó antes de manifestar una opinión favorable a que la ministra de Trabajo, Betssy Chávez, retire una denuncia constitucional que ha presentado contra la presidenta del Congreso.
Todo hace pensar que la muñeca política, firme y acertada del presidente del Consejo de Ministros le va a dar a este gobierno la seguridad y rumbo adecuado para engarzar acciones precisas con el Poder Legislativo y dejar el marasmo en que se ha sumido el Perú como consecuencia de la pandemia del covid-19 y la inestable situación política heredada por los últimos gobiernos. Hacemos votos por que el diálogo y el entendimiento se fortalezcan en beneficio de todos los peruanos. Hasta la próxima semana mis fieles amigos de Primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here