VACUNA CALETA Y DENUNCIA CONSTITUCIONAL CONTRA VIZCARRA

0
87

El expresidente Martín Vizcarra Cornejo no tuvo más remedio que admitir que junto a su esposa Maribel Díaz Cabello, participaron de manera silenciosa en las pruebas de laboratorio Sinopharm. Esta revelación ha levantado una polvareda en la arena política que llegó hasta el Congreso en forma de un pedido de denuncia constitucional en su contra, firmada por los congresistas Orlando Arapa y Rubén Ramos, ambos de Nueva Constitución, y esto se agranda con la renuncia de la ministra de Salud Pilar Mazzetti, hecho que indicaría la gravedad de la denuncia.

En esta historia de ocultamiento hay un punto que podría mostrar las verdaderas intenciones de esta inmunización en pareja, y es la respuesta a la siguiente pregunta: ¿Por qué no se hizo público este acto de voluntariado en su momento?

El periodista Beto Ortiz reveló el último miércoles en su programa, que el vacado ex presidente Martín Vizcarra fue vacunado con el antídoto anticovid del laboratorio de Sinopharm en septiembre del año pasado, fecha en que llegó una misión china para empezar los ensayos del suero en el Perú. Y que el ofrecimiento del Gobierno chino habría sido inocular a todo el gabinete ministerial.

Ello explicaría por qué el hoy candidato al Congreso por Somos Perú realiza sus actividades proselitistas a nivel nacional, con toda tranquilidad y sin respetar las medidas de bioseguridad ante la pandemia.

El barajo de Vizcarra es que asegura que, al igual que el resto de los 12 mil voluntarios que participaron en el estudio, desconoce si recibió la vacuna o el placebo, los cuestionamientos desde el Parlamento se centran en la falta de transparencia para dar a conocer esta situación a la población.

Sea cual fuere la explicación este hecho merece ser investigado por el presunto delito de colusión y por tratarse de un expresidente, correspondería a la Fiscalía de la Nación iniciar una investigación preliminar inmediatamente. De lo que determine la fiscal de la Nación podría desencadenar en una denuncia constitucional, esto no es cosa vana, aunque así lo ha querido mostrar el ex mandatario.

Algunos especialistas coinciden con mi apreciación legal, pues de comprobarse que Vizcarra se inoculó la vacuna como lo señaló Beto Ortiz, habría un intento explícito de aprovecharse de su cargo para acceder a esta protección, en momentos que su Gobierno se encontraba negociando este insumo con este y otros laboratorios.

Lo que nadie ha percibido es que la vacunación del expresidente Vizcarra y su esposa, se produce en un contexto en el cual el Estado peruano había iniciado negociaciones con esta empresa.

Si se probara que esto fue una especie de dádiva, los funcionarios públicos están absolutamente prohibidos de recibir cualquier tipo de prestación de una empresa con la que han estado negociando, señala claramente la norma.

En el caso los congresistas consideren que este acto representa un delito, sería uno cometido en el ejercicio de sus funciones presidenciales y al parecer Vizcarra saldría bien librado, porque tiene el beneficio del antejuicio por delitos que hubiera podido cometer durante sus funciones, armadura que lo cubre por cinco años contados a partir del último día que ejerció como presidente.

Lo que se le viene, luego que en el Congreso se presentara una denuncia constitucional en su contra, la Comisión Permanente remitiría este caso a la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales, para que este grupo elabore un informe y nuevamente la Comisión Permanente decida si lo acusa o no por este presunto delito.

La noticia de la vacunación secreta fue confirmada también por el periodista Carlos Paredes, que pudo consignar esta información a través de fuentes diplomáticas chinas, según se publicó en la prensa local.

«Ha habido dos ingresos a Palacio de Gobierno de las brigadas de enfermeras que vacunan, una en septiembre y otra en octubre», indicó Paredes, quien retó al jefe de Estado a hacerse una prueba rápida -que detecta anticuerpos- para desmentir que se haya inmunizado contra la covid-19. Vizcarra se hizo una prueba rápida y aparentemente habría recibido placebo. Pero el doctor Juan More, especialista en inmunología comparada, señaló que una prueba rápida no puede garantizar totalmente si Martín Vizcarra recibió un placebo o una vacuna durante el año pasado.

En mi opinión tendría que someterse a una prueba, no por un laboratorio particular como el que contrató Vizcarra, sino a través del Instituto Nacional de Salud, utilizando una prueba que detecte anticuerpos producidos por vacuna. Todo esto deberá ser ordenado por la Fiscalía de la Nación si la denuncia prospera. Estaremos expectantes. Hasta la próxima semana mis amigos de Primera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here